miércoles, 22 de agosto de 2007

1983 - Casal: La casa de Tino Casal - Abril 1983

Si alguien se ha preguntado alguna vez de donde ha salido Él titulo de "Embrujada" el último single de Tino Casal, saldrá de dudas al ver su casa. No es que parezca un castillo encantado, que lo parece, no es que sea fruto de un sortilegio, que podría serlo; es que es un pozo sin fondo de sorpresas. Al entrar te recibe Tino acompañado del busto de un romano multicolor, asentado en un pequeño recibidor lleno, dentro de su pequeñez, de rojos y negros.

Nada mas pasar el umbral de la casa de Tino Casal, a uno se le funden todos los fusibles. Todas las ideas preconcebidas sobre decoración. No es que mi cabeza fuera capaz algún día de pensar cosa igual, sino que yo no sabia qué podría quedar por inventar. Ahora me doy cuenta de que ni en decoración ni en nada está todo inventado, Y menos si ronda Tino por medio. Ya sentados en el salón damos un vistazo general a la habitación. Lo más tradicional que hay es un sillón de mimbre que ha visto su rusticidad camuflada por una tela oscura que lo convierte en una butaca barroca de arriba a abajo. Un ángel de escayola vela por nosotros y por el retrato de Pepa, la novia de Tino que vive en Oviedo.

¿No vais a tener hijos?

Tenemos gusanos de seda, y una cantidad de insectos tremenda.

¡Madre mía, si te oyeran las familias decentes!, ¡comparar los gusanos de seda con los hijos!

Yo haría siempre una familia muy indecente. Es que los críos no me gustan. Solamente algunos. Es raro que a mi un niño me llame la atención. Aunque. por ejemplo, donde estaba comiendo había un niño muy majo pequeñito y tal.

¿Tampoco te gustaría tener algún animal. Vivo, quiero decir?

No, no. Les tengo un odio total.

Pero tienes que comprender que en esta casa, con tantas cosas por todas partes, un cachorro de perro seria feliz.

Nada, nada. Yo tengo mi búho disecado. Las serpientes me encantan. Sobre todo, esa de goma que ves por ahí. Y los loros, pero nada más. Lo que me gustaba mucho de pequeño es el anagrama de las farmacias. La serpiente enroscada en el cáliz. Y lo voy a utilizar ahora para un emblema de «Etiqueta negra», mi próximo LP.

Londres ejerce una gran atracción sobre Tino. Al menos, eso parece. Allí vivió hace algunos años. Allí empezó el retrato de Pepa que nos mira desde el caballete. Y allí acude muy a menudo a comprarse ropa.

¿Cuánto te gastas en ropa al año?
.
Muy poco.

¿Pero qué es para ti muy poco?

En realidad, no lo sé. No tengo un cálculo hecho. Pero es que para mí la ropa es algo muy vital. Es tan importante como la comida. La estética, alimentar la retina en muy importante para mi.

¿Te haces tú la ropa?

Bueno coserla y eso no, para nada, pero si que la he diseñado yo mismo, para mi, para amigos, para la gente del grupo... Además yo he tenido una boutique en Oviedo, buscaba telas, diseñaba y esas cosas, pero sobre todo lo que me gusta es destrozar la ropa. Pintar telas y eso. Esta chaqueta por ejemplo, la he pintado yo mismo. Era blanca, de gabardina italiana, y algunos dirán que yo la he destrozado pero a mi me gusta mucho así.

La mesa del salón es de metacrilato, por encima hay, como al desgaire, varios tubos de neón de diferentes colores. También una serpiente de goma se enrosca por ahí. La mesa está rodeada de tres sofás-divanes, negros con pieles y cojines de lentejuelas por encima, que no son ni cómodos ni incómodos, sino todo lo contrario, pera sí dan una impresión de abigarramiento y de cierto calor de hogar. ¿O el calor de hogar la darán esas paredes rojas, de las que de repente salen como llamaradas?

Yo tengo entendido que hay muchas cosas de estas, de decoración y tal, que te haces tú mismo, ¿es así?

Si, si. Yo las hago, porque creo que soy el que mejor sabe lo que quiero. Por ejemplo, las paredes, ¿a quién iba a llamar para que me hiciese las paredes entre fuego y mármol?

Como auténtico es el niño Jesús que desde encima de la mesa custodia el teléfono. Eso es perfectamente comprensible, en los tiempos de carestía que nos tocan vivir.

Tino, tú ¿dónde te sientas a leer un libro?

En mi casa, siempre en la habitación. Y la televisión también la tengo allí.

La habitación, el dormitorio no da opción al colorido. El negro lo rodea todo, sí bien hace una pequeña concesión al rosa con un mueble empotrado, una verdadera preciosidad, que Tino ha convertido por una parte en pequeño santuario, por otra en depósito de sus tesoros y por otra en pequeña librería.

Para terminar el recorrido por la casa de Tino Casal, ¿Cómo olvidarnos del cuarto de baño? Auténtico santasantorum de la casa. Allí se da tratamiento de privilegio a la imagen de la “Embrujada", que preside la minúscula habitación, reducida más todavía a fuerza de negro, aunque se diría que las salpicaduras multicolores que llenan el techo han sido un intento de transigir con esa frivolidad, que son los colores.

Y el caso es que hablamos de música, pero también de muchas más cosas, de pintura por ejemplo: “He vendido cuadros si, pero no muy caros, alguna vez he hecho algún mural”. De decoración “No es que me haya dedicado a eso de manera profesional, pero sí que he hecho cosas, decorar algún pub, alguna boutique...". De la fama y sus problemas “siento como cierta alergia a la popularidad, y aún no lo tengo muy asimilado lo de cambiar tu forma de vida y tu forma de ser, para verte así un poco como un cuadro", “yo no fomento el que me miren, no provoco. Yo siempre he sido así. Y también lo que pasa es que si yo quiero vender mis discos, tengo también que tener una imagen que responda a lo que está sonando. Entonces tengo que sacrificar mi vida privada, mi forma de ser para convertirme", “lo que más me apetece es tener continuidad en la música", “grabar el disco es el comienzo de todo el proceso, luego hay que hacer el directo, y yo lo hago algo distinto del disco, y es otra historia diferente, porque tengo el empeño de hacerlo bien".

La cocina es lo que a Tino no se le da nada bien. Prefiere bajar a desayunar en el bar de abajo, "que además, también son asturianos y me cuidan mucho", antes que ocuparse de comprar la leche. Sin embargo, lo que sí parece que está bien cocinado y preparado es "Etiqueta negra", su próximo elepé, que muy pronto estará en la calle. Pintor, decorador, diseñador, músico... Este es Tino Casal ¿hay quien dé más?

Publicado en El Gran Musical en Abril de 1983. Texto: Clara Navío