martes, 21 de agosto de 2007

1983 - Casal: El triunfo de un bicho raro - Mayo 1983

Tino Casal, su extraño hogar, su extraño talento musical, su extraño talento pictórico… El triunfo de un bicho raro

A doscientos metro de la plaza de España, frente a la estación del Norte, Tino Casal tiene un piso como para dejar boquiabierto a cualquiera. Las paredes están pintadas de colores. Una mezcla de rojo y negro tipo comic. Los suelos están cubiertos con moquetas de lana. En las esquinas hay tubos de neón de todos los colores y, al fondo, un equipo de sonido donde escucha una y otra vez el resultado del trabajo en los estudios de grabación. Exhibe varios cuadros pintados por él mismo. Estaturas. Y, sobre la mesa que construyó para la sala de estar, una serpiente de goma que asusta a los que entran un poco despistados. Quienes conozcan a Casal saben que no podría vivir en un sitio diferente. Su ropa, su manera de andar y de moverse necesitan de una casa hecha a medida.

Siempre fui así. Uso este tipo de ropa desde que tengo memoria. Lo que ocurre es que antes la gente no me conocía y no molestaba a nadie. Cuando te haces un pelin famoso, todo es diferente. Para mi supone una manera de manifestarme. Lo ideal es que todos fueran a su aire…

Todos los detalles que hay en la casa son ideas suyas. El la pintó, eligió los colores y diseño los cojines y los muebles.

No habrá sido fácil dejar así la casa ¿verdad?

Bueno, más o menos. Lo que pasa es que, además de la música, me gusta mucho la pintura, la decoración. Y como no se me da tan mal, puedo permitirme el gusto de poner la casa como se me ocurra.

¿Pero es un “hobby” o una profesión?

Yo terminé los estudios de Artes y Oficios en Oviedo. Algo así como Bellas Artes pero en la capital de Asturias.

Allí nació Tino Casal, ahora tiene treinta y un años y desde hace doce se dedica fundamentalmente a la música.

Empecé con un grupo que se llamaba “Los archiduques”. Tocamos bastante tiempo. No nos fue del todo mal, pero no me terminaba de convencer; entonces nos separamos y pasé un tiempo sin hacer música.

¿Y luego?

Era la época en que había que ir a Londres. En Inglaterra, allá por el setenta y cinco, pasaban muchas cosas. Era diferente a España. Aquí estaba prohibido alucinar con la música y allí no. Podías hacer cosas muy interesantes y además aprender, que por aquel entonces era lo más importante. De todos modos, cuando regresé establecí el primer contacto con una casa de discos importante pero nuestra música no funcionó.

Tino Casal tuvo que esperar varios años. En el 82 sonó mucho “Champú de huevo” y ahora, por fin, ocupar los primeros puestos de las listas de ventas.

¿Notas muchos cambios en tu vida cotidiana, ahora que tu música tiene éxito?

Depende. Yo soy el mismo de siempre. Me gustan las mismas cosas, tengo los mismos amigos y mis hábitos no cambiaron. Me sigo levantando sobre las diez o diez y media y antes del mediodía ya estoy ensayando con los músicos. A veces como con Pepa y en esta época paso muchas horas en el estudio de grabación.

¿Quién es Pepa?

Pepa es mi chavala. Vivimos juntos desde hace unos años

¿También se dedica a la música?

No. Ella es profesora de lenguas en un Instituto

Como no están casados, es difícil hablar de Pepa si no es por su nombre. El la llama “mi chavala” y se rie si uno dice “tu mujer”, “tu compañera” o “tu pareja”.

Vivimos juntos y nos llevamos muy bien. Paso del resto.

Pero los cantantes conocidos, y más lo que hacen música para jóvenes, tienen fama de ligones y de tener muchas chicas a su alrededor. ¿No te ocurre lo mismo?

Puede ser que tenga la fama… Pero chicas tengo las mismas de siempre. Bueno, ahora, a veces, las quinceañeras me paran por la calle para darme un beso. Y el otro día me pasó una cosa muy graciosa. Iba por la calle y un coche “zeta” frenó delante de mí. Yo pensaba que iban a pedirme la documentación por esto de mi ropa y tal. Pero no, bajó un policía del coche y me pidió un autógrafo para su hija. Supongo que esto durará mientras se vendan mis discos.

Otra de sus vocaciones es el diseño de ropa. Muchas de las prendas que usa son creaciones suyas, y espera que algún día pueda dedicarle más horas a la moda.

La ropa, la decoración y la pintura me encantan. Casi tanto como la música. El problema es que la música te exige mucho y no es fácil compaginarla con otras actividades. O te dedicas a tope, o no haces nada.

Desde que empezó la producción del último disco, Tino Casal tiene poco tiempo para cualquier cosa que no sea la música. Incluso las comidas con Pepa quedan muchas veces relegadas a la cena y, a veces, sólo se encuentran a la hora de dormir. A sus padres sólo les ve cuando viaja a Oviedo y aprovecha para saludar a los amigos de otras épocas.

Mi familia me quiere mucho. Respetan lo que hago aunque al principio mi padre quería que me dedicara a la pintura. Pensaba que era algo mas seguro. De todos modos, nunca quisieron que fuera médico o abogado, como suelen decir los padres a sus hijos, que no son nada pesados. Además te vuelvo a repetir que la pintura siempre me gustó, así que no hubo dramas familiares muy serios.

Aunque él asegure lo contrario, sus canciones tienen un toque erótico, pensado especialmente para el baile y las discotecas.

¿Y si te transformas en un “sex-symbol”?

Creo que mas que eróticas, mis canciones son ambiguas. Para que la gente juegue y las interprete como quiera. Lo de ser un “sex-symbol”, no sé. Me da igual.

Hablando de “sexo y símbolos” ¿Cómo te gustan las mujeres?

Me gustan de todos los colores. Pero mucho más cuando están morenas y en la playa. Me erotizan a orillas del mar y, aunque te parezca broma, me erotizan mucho en la sobremesa.

Será por lo de la siesta

Seguramente

No le da miedo envejecer, a pesar de que no es fácil triunfar entre los jóvenes una vez cumplidos los treinta.

Soy de una generación que no rechaza envejecer. Cuando tenía diecisiete años, quería todo. Ahora es diferente. No necesito sentirme joven para hacer lo que hago. Además me gustan las cosas tranquilas y reposadas.

Todavía no ha ganado mucho dinero y si el LP tiene éxito, tal vez pueda permitirse algunos caprichos. Dice, en broma, que espera cobrar diez millones antes del verano, pero sabe con certeza que los duros sólo llegan cuando al artista le salen galas y quiere tener la agenda completa para el próximo verano. Si lo consigue habrá cumplido un objetivo más. Es posible. Casal tiene vibraciones de ganador.

La lucha es difícil. No basta con ser un excelente cantante. Ni con vestir de una manera original. Los mecanismos del mercado son complicados. Tino pasa de ellos. Muchísssimo.

FICHA

Nombre Completo: José Celestino Casal Álvarez
Fecha de nacimiento: 11 de Febrero de 1952
Peso: 70 kilos
Altura: 1,80.
Lugar de nacimiento: Oviedo
Compra su ropa en: Rusia y Londres (también en Lourdes y Fátima)
Comidas favoritas: Le gusta todo
Perfumes: Sólo de vez en cuando. Depende del precio
Zapatos: Calza el 40. Los compra en Laponia.
Salidas nocturnas: Le gusta ir a la Ballesta “No hay antro donde no entre”
Inclinaciones Politicas: Bibi Andersen
Coche: De caballos -
Gaceta Ilustrada. 8 de mayo 1983