viernes, 31 de agosto de 2007

1991 - Casal: Tino Casal ha muerto en accidente de tráfico

“Hace tres años superó una gravisima enfermedad y reanudó su carrera con nuevos bríos”

Tino Casal falleció el pasado 22 de Septiembre en un fatal accidente de tráfico en Madrid. Con su muerte, la música española pierde uno de los artistas que mas ideas innovadoras introdujo.

Jose Celestino Casal Álvarez, de cuarenta y un años de edad, y natural de la localidad asturiana de Tudela Veguin, perdió la vida casi sin darse cuenta. Eran las siete de la mañana y acompañado por tres amigos, que responden a las iniciales de G.G.V, de veintiocho años; A.G.V, de cuarenta y dos, y M.C.A, viajaba a borde de un Opel Corsa de color blanco, matricula M-3662-FT.

A la altura del kilómetro 4,5 de la carretera M-500, G.G.V, que era quien conducía, perdió el control por causas que aún se desconocen, chocando a toda velocidad contra una columna. Tino Casal falleció en el acto, mientras el resto de las personas accidentadas permanecen en estado grave en un centro hospitalario de Madrid. Fue necesaria la ayuda de los bomberos para sacar a Tino del coche, ya que se encontraba atrapado en el asiento delantero derecho. El cuerpo del cantante fue trasladado al Instituto Anatómico Forense, donde se le realizó la correspondiente autopsia.

Con toda probabilidad, el cantante será enterrado en su tierra natal, y para este cometido, una hermana y un cuñado viajaban horas después de conocerse la fatal noticia hacia Madrid, con la intención de agilizar todos los trámites para trasladar el cuerpo.

Tino era diferente, irrumpió en el panorama musical español en la década de los 80 con mucha fuerza, intentando mostrar al público algo completamente nuevo. Su ropa, su música, su manera de actuar sobre el escenario delataban sus peculiares ideas sobre lo que significa ser cantante.

En 1985 sufrió un esguince de tobillo mientras actuaba en Almería. Los continuos dolores que padecía fueron calmados a base de antiinflamatorios, cada vez más fuertes, que llegaron a producirle una hepatitis. Tuvo que ser ingresado y pasó diecinueve días en la UCI del madrileño Hospital del Rey, sin beber ni comer, llegando incluso a darle la extremaunción.

Pero Tino sacó fuerzas de flaqueza y se recuperó. Muchos eran los rumores que corrían sobre la naturaleza de su enfermedad y el genial cantante supo imponerse a todos y cada uno de ellos. Tras el hospital, otro problema se le vino encima, ya que la pierna seguía en muy mal estado. Se le formó una necrosis en la cadera, de la que tuvieron que operarle quitándole la cabeza del fémur.

Musicalmente hablando, Tino comenzó su carrera en grupos como Los Zafiros Negros o Los Archiduques, hasta que da sus primeros pasos en solitario a finales de los 70. “Histeria” fue su último disco, que sacó al mercado tras una larga ausencia provocada por su enfermedad, que le mantuvo postrado en una silla de ruedas.

Extravertido y hablador, confesaba tener muchisimas personalidades y afirmaba no tener ningún rubor cuando la gente se quedaba parada por la calle a su paso, vistiendo ropas extravagantes y vistosas.

El futuro no le preocupaba “mi destino no es casual” decía en una de sus últimas entrevistas, “puede ser que haya una parte improvisada que me condicione, pero cada uno tiene lo que merece. Yo me lo he trabajado y lo he buscado, y tengo lo que de verdad me merezco, nada mas y nada menos”.

Revista Semana – Septiembre 1991