lunes, 20 de agosto de 2007

1981 - Casal: Visto por Julián Ruiz - 1981


Tino Casal -Articulos- Notas promocionales de Neocasal Octubre 1981 -Julian Ruiz-
Carta de presentación incluida en el promocional de NEOCASAL

CASAL , nombre de artista. Se abren muchas sugerencias y se arrastran numerosas imágenes con la proyección de CASAL. Pero quizá la palabra más justa y precisa sea en este caso la de artista. Puede ser hasta la más simple. En cualquier caso resulta la más templada.Se nos ha preguntado en ocasiones cuál es el denominador común en la carrera de CASAL. Al final, hemos tenido que abandonar cualquier tipo de fórmula y refugiarnos en artista. No había más remedio.

Se puede decir, se puede escribir que CASAL es un cantante. Nadie lo pone en duda. Sólo es preciso una escucha. Posee una técnica elevada, un poder de afinación superior a la media habitual. Es una voz con gusto, dúctil, llamativa, con un arco iris de posibilidades. Pero, definitivamente, no se le puede llamar solo cantante.

Se puede decir, se puede escribir que CASAL es un compositor. Nadie lo pone en duda. Ha escrito casi todos los temas del album. Posee una intuición especial, una rara inteligencia musical entre lo popular y lo selecto. Combina las dos ecuaciones con sorprendente ductibilidad. No es un compositor de élíte, sólo para élite. Puede serlo. Sin embargo, no es un compositor estrictamente popular o de canción comercial. Su canción "Op-art" para Goma de Mascar fue un lujo en un mundo comercial.

Se puede decir, se puede escribir que CASAL es un músico. Nadie lo pone en duda. Combina la habilidad de componer armonía y aparearla con el único objeto de la percusión. Toca muy bien la batería (podemos verlo en directo) y es amigo de los instrumentos electrónicos (es un enamorado del vocorder). Claro que es capaz de sorprender con el sonido de una extraña guitarra japonesa que la vigila como una reliquia. Sería, no obstante, relegar su carrera artística al simple oficio de musíco.

Se puede decir, se puede escribir que CASAL es un productor. Nadie lo pone en duda. Las criticas en su trabajo de productor con Tacones rozaron la admiración. Ya había acometido la aventura antes con Goma de Mascar y, últimamente, con Obús, un grupo juvenil de "heavy-metal". Tiene idea de producto final, paciencia y comprensión. Aun así no sería acertado cerrarnos en el círculo vicioso de productor.

Se puede decir, se puede escribir que CASAL es un pintor. La última vez que presentó una exposición casi convenció de que debía de tomar el largo expreso de la pintura. Ha habido momentos que por necesidades económicas ha tenido que pintar. Y ha ganado mucho dinero, pero la música, la producción, la composición era el veneno de un escorpión que ya lo tenía entre las venas.

Se puede decir, se puede escribir que CASAL es un diseñador. Ha habido momentos en que no tuvo más remedio que acceder a los deseos de sus amigos para diseñar una tienda, un disco-bar o incluso una discoteca. Sus conceptos han sido revolucionarios. No ha tenido más remedio también que aceptar la invitación de colaborar en el diseño de moda para una colección exclusiva. Se lo podemos preguntar a Pepe Rubio, su amigo, uno de los top-designers de este pais.

En fin, se puede decir, se puede escribir que CASAL es cantante, compositor, músico, productor, pintor, diseñador. ¿Qué definición entonces podiamos tomar?

Sólo nos cabe una salida a este atolladero: es la fórmula del artista.

JULIAN RUIZ -Octubre 81-