lunes, 27 de agosto de 2007

1986 - Casal: ¡Lo del sida,lo inventó un hijo de... Satanás! - Abril 1986

“Tino Casal en silla de ruedas, se recupera de sus extrañas y variadas dolencias”

“Lo del sida, lo inventó un hijo de… satanás”

“El mundo no se acaba porque, de momento, no pueda andar”

“Soy optimista, pero no tanto como para pensar que podré hacer galas este verano.
Pero pienso lanzar pronto un LP”

Primero fue una salmonelosis que se complicó después con un proceso pulmonar y de hígado. Y, por último, una necrosis de cadera

Parece que, por fin, el cantante pop asturiano Tino Casal comienza a ver el final de la mala racha que atraviesa desde hace meses. Tras padecer el pasado verano una salmonelosis, que se le complicó con una infección pulmonar y de hígado, tuvo que volver a guardar cama debido a una necrosis de cadera que, a decir del cantante, fue “bastante grave”. Hoy, todavía en silla de ruedas, prepara su vuelta al ruedo musical y niega absolutamente que padezca el Sida.

El popular cantante pop asturiano Tino Casal está más que harto de sido, sin comerlo ni beberlo, protagonista de una serie de rumores infundados que le hacían aparecer como afectado por el Sida.

Al principio –reconoce Tino- me hizo gracia. Luego sentí una gran impotencia por no poder desmentir los bulos que habría inventado un hijo de… Satanás. De todas formas, en aquellos momentos yo estaba siempre medio inconsciente y no me preocupaba más que de seguir viviendo. Me dio rabia ¡de verdad! –se rie-. Ya no es nada original tener el Sida… Es mejor morir de algo más singular.

MALA RACHA

¿De donde surgió entonces el infundio? La historia comenzó el pasado verano, cuando Tino Casal contrajo una misteriosa enfermedad que casi le cuesta la vida

No, no fue una enfermedad extraña, fue una salmonelosis que pillé el pasado verano, vaya usted a saber donde, mientras realizaba mis galas por España. Estuve realmente grave: la cosa se complicó después con un proceso pulmonar y de hígado. Me ví muy muy mal. Estuve mucho tiempo en la UVI.

Pero no acaban aquí las desgracias del cantante asturiano. No bien se había recuperado de su intoxicación, tuvo que volver nuevamente al hospital.

Si, tuve una necrosis de cadera bastante grave. La cosa venia de atrás. Yo tuve, hace tiempo un esguince de tobillo y, sin encomendarme a Dios ni al diablo, se me ocurrió curarlo a base de grandes caminatas. Fue un error monumental, porque esto fue lo que me produjo la necrosis. Si no llegan a pillarla a tiempo, a estas alturas habrían tenido que cortarme la pierna.

Actualmente se halla “atado” a una silla de ruedas que maneja, eso si, con gran soltura, retrocede, adelanta, esquiva obstáculos… ¿Cúando podrá volver a andar?

De hecho, yo ya estaba haciendo mis pinitos con las muletas pero el médico me lo ha prohibido categóricamente. Me ha ordenado reposo absoluto, porque estaba cargando todo el peso del cuerpo en la pierna buena y podía repercutir en la cadera.

YA HA PASADO LO PEOR

Asegura que ha pasado lo peor, demuestra un humor envidiable y reconoce que tiene una fe ciega en su médico, el doctor Palacios Carvajal, uno de los grandes traumatólogos españoles.

Me ha asegurado que quedaré perfectamente. Dentro de unas semanas tendrán que hacerme una implantación de prótesis de cadera. Pero eso es, ya, lo de menos.

Tino Casal lo ha pasado realmente mal, tanto que asegura haber cambiado en muchas cosas, de forma de pensar. La proximidad de la muerte le ha hecho recapacitar.

He sentido una sensación muy extraña, antes no me daba miedo la muerte. Ahora, si. Desde que la he visto de cerca siento la vida con más intensidad. Tengo muchas ganas que antes de tirar para adelante.

Seguir avanzando, luchar, aunque sea desde una silla de ruedas. “Si, claro. El mundo no se acaba porque no pueda andar por el momento. A veces me deprime muchisimo no poder levantarme, pero procuro sobreponerme. Eso si, ahora me siento mas mimado que nunca. La casa está siempre llena de amigos y mi hermana viene desde Asturias siempre que puede… Todo el mundo se está portando conmigo estupendamente”

UN “HOBBY” SECRETO: LA PINTURA

Tino parece feliz a pesar de sus dolencias y no está dispuesto a perder el tiempo. Papeles y dibujos se amontonan sobre una de las mesas. Y aquí se revela una de las aficiones secretas del cantante: Tino Casal es un entusiasta de la pintura.

Ahora me entretengo pintando, pero el “hobby” no es nuevo. Me ha gustado pintar desde siempre. Yo estudié en la Escuela de Artes y Oficios de Oviedo y me vine a Madrid pensando en hacer Bellas Artes. Luego me entró el gusto por la música y se terminó todo lo demás.

Y con la música sigue. No puede caminar, pero continúa preparándose para el día que le den de alta. “Estoy todo el día liado, menos cuando viene el fisioterapeuta. Hago arreglos de canciones y estoy preparando un nuevo disco para este verano –se rie-. Soy optimista, pero no tanto como para pensar que podré hacer galas ni cosas parecidas. Lo que si haré será promocionar este nuevo elepé”.

Atado a la silla de ruedas y sin poder moverse apenas, deja pasar el tiempo componiendo, pintando y viendo televisión.

Antena Semanal - 27 de Abril de 1986